Mester de juglaría

Parece acaso que en cada época, y la nuestra no es la excepción, siempre podremos encontrar la misma división de bardos: de un lado están los que se alejan de la realidad y se encierran en la reflexión de la academia y los libros, mientras que del otro los vates adictos a la vida se la pasan en la calle traduciendo a poesía cada nuevo evento callejero que el asfalto les depara. De unos y otros hay grandes maestros y son más bien factores externos los que deciden que estos o aquellos resulten ser más apreciados por el ánimo general de cada temporada.

Dufay Bustamante hace parte de este segundo grupo de creadores que antes que oficio, aunque también, han optado por la escritura como opción de vida, como modo de ser en el mundo. Del grupo de creadores que considera que la poesía no se encuentra desligada de ningún aspecto vital y que toda acción de vida es susceptible de ser presentada de manera poética, susceptible de ser cantada. Lo que lo convierte en una especie de juglar de nuestros días cuyo sino es el viaje.

Su obra nace a partir de su cotidianidad y la refleja, deambula por sus reflexiones al respecto de la vida y la muerte. Se distancia de la obra de quien se encierra seguro en su estudio para escribir de manera técnica sus lucubraciones teóricas y se compromete definitiva con aquel que sale a la calle para ser arrasado por la vida y “traducir todo a poesía” como dice Dufay… más de lo que dice Dufay lo pueden encontrar en la video-entrevista de esta semana que nos salió de 6 minutos con 8 segundos, en ella además –como ya es costumbre- podrán además escucharle la lectura de un par de textos. Quedan invitadísimos a verla:

[tube]http://www.youtube.com/watch?v=ad5hJE2ftA8[/tube]

Ir arriba